lunes, 16 de noviembre de 2015

ESTACION DEPURADORA DE AGUAS RESIDUALES



La nueva Estación Depuradora de Aguas Residuales buscará solucionar de forma definitiva los problemas ocacionados por la actual planta de tratamientos de efluentes cloacales ubicada en el norte de la ciudad. El proyecto podrá ser llevado a cabo gracias al financiamiento del Banco Interamericano de desarrollo (80%) y del Municipio de Gral. Pueyrredón (20%). Preprocesará los residuos sólidos, logrando superar al actual sistema de pretratamiento, y extenderá la vida útil del emisario submarino por  varias generaciones. Según afirman desde OSSE, Mar del Plata se convertirá en una de las ciudades con mejores estándares internacionales de sanidad ambiental.
 
Estacion Depuradora
No solamente favorece lo que es la vida útil del Emisario Submarino sino que además de eso favorecerá el emprendimiento al entorno a la geografía nacional ya que se logrará un conector cloacal para Santa Clara, Mar Chiquita. El total de la obra es de 310 millones de pesos, esta superando los 30 millones de dólares y a partir del acuerdo con el BID el financiamiento esta dentro de los planes operativos para ser licitado de forma inmediata.
 
Ubicación de la planta
Como el predio de la actual y colapsada planta de tratamientos cloacales no admitía ampliaciones, se llevó a cabo la expropiación de un terreno cercano de 135 hectáreas, ubicado a solo 600 metros en dirección norte por la Autovía 11.

El presidente de OSSE, Mario Dell´Olio manifestó: “en esta etapa, la planta ocupará unas 35 o 40 hectáreas. Pero se prevé la ocupación de un espacio mayor a futuro, si es que las condiciones ambientales o de crecimiento de Mar del Plata así lo requieren; por ejemplo, podría precisarse un tratamiento secundario o terciario, como, por caso, para recuperar el agua y hacerla nuevamente potable”.


CÓMO FUNCIONARÁ

Emplazada sobre la Ruta 11 en terrenos que ya son propiedad del municipio, la nueva estación funcionará a 600 metros de la planta Ingeniero Baltar. Se estima que su puesta en marcha duplicará la capacidad de tratamiento de los efluentes cloacales, teniendo un potencial de servicio para 1.800.000 habitantes. “Esta infraestructura no está pensada sólo para resolver el problema ambiental actual, sino que prevé que la población se triplique”, enfatizó Dell’Olio.



Las nuevas instalaciones tendrán por objetivo la reducción gradual de la materia orgánica vertida, a través del empleo de conductos de enlace con dos cañerías que funcionarán a gravedad, conduciendo el efluente crudo y el líquido tratado hacia la nueva estación y luego desde ésta, hacia el mar. El predio contará con rejas de desbaste de tipo vertical de acero inoxidable y un sistema de limpieza mecánica, sumado a la estación elevadora de líquido crudo en la que se colocarán bombas cloacales sumergibles con una capacidad total de 8 metros cúbicos por segundo.
 




También tendrá una sala de cribas para la realización de un desbaste fino, mediante tamices rotativos auto limpiantes de acero inoxidable para retener sólidos. Estos procesos serán estancos y los sólidos separados serán deshidratados a menos de un 75 por ciento de humedad. Se incorporará a su vez, un desarenador/desengrasador con puente barredor de grasas y extracción de arenas, con aire para favorecer la flotación de grasas. Por último un filtrado biológico separará las cámaras húmedas de los recintos secos cerrados, permitiendo así preservar la calidad del aire.